El Centro de Edgar Cayce  
El Centro de Edgar Cayce
 

Salud y medicina holística
C. A. R. E.

     De las numerosas lecturas relativas a los principios curativos y a la medicina holística, se destaca que los fundamentos de una buena salud están resumidos en las siglas "C.A.R.E.":[2] circulación, asimilación, relajación, eliminación. El rol de cada una de estas funciones es el siguiente:

  • En primer lugar, la circulación. La misma es primordial en los mecanismos de regeneración del cuerpo. Por ende, el estimularla mediante ejercicios físicos, masajes, o manipulaciones terapéuticas como las que se llevan a cabo en quiropráctica y en osteopatía, refuerza considerablemente los procesos naturales de curación.


  • En segundo lugar, la asimilación. Ésta representa la manera en que el cuerpo digiere la comida y reparte los nutrientes. Por un lado, la asimilación depende del régimen alimenticio: según las lecturas, éste debería consistir en el veinte por ciento de alimentos "ácidos" (o sea que acidifican el organismo), el ochenta por ciento de alimentos "alcalinos", y un litro y medio o dos litros de agua cada día. Por otro lado, depende del modo de preparar y de combinar los alimentos. Así, por ejemplo, las lecturas invitan a consumir regularmente cereales y cítricos, pero nunca en una misma comida, a causa de su incompatibilidad durante la digestión.


  • En tercer lugar, la relajación. Incluye, no sólo bastante sueño, sino también tiempo libre y recreo. Cayce afirmó en una lectura:
  •  

    "Estos trastornos resultan de lo que se podría llamar desequilibrios ocupacionales: tiempo al sol y labor física insuficientes; demasiado trabajo intelectual, mientras que debería mantenerse la justa medida entre el alma, la mente y el cuerpo. Quien no reserva en su vida un lugar para el esparcimiento y no armoniza cada aspecto de su ser, se engaña a sí mismo. Tarde o temprano, se atendrá a las consecuencias."
    [Lectura 3352-1]

  • En cuarto lugar, la eliminación. Es indispensable que el cuerpo expulse sus toxinas y purifique sus órganos internos para funcionar normalmente. Una alimentación adecuada, mucha agua por vía oral, movimientos respiratorios, ejercicio físico (caminar por ejemplo), baños de vapor, enemas, aseguran buenos mecanismos de eliminación. Cayce insistía en la importancia de evacuar el intestino todos los días.

     El equilibrio entre la circulación, la asimilación, la relajación y la eliminación engendra curación, salud y longevidad.

     Aunque ciertas recuperaciones fueron espectaculares, hagamos resaltar que las lecturas de Cayce nunca indicaron fórmulas o remedios milagrosos. Habitualmente, sugerían un conjunto de terapias que involucraban el organismo entero, así como los diferentes aspectos del ser. A pesar de sus poderes psíquicos, Cayce no era sanador. Por el contrario, gracias a los consejos de salud integral transmitidos en las lecturas, enseñaba a la gente la conducta apropiada para mejorar su estado físico o restablecerse de sus dolencias.

     Acatar los tratamientos y las recomendaciones de las lecturas a veces exigía enormes esfuerzos y mucha constancia. A quienes recurrían a él acerca de sus afecciones, Cayce les preguntaba frecuentemente por qué deseaban curarse. En otras palabras, el paciente que, desde el momento en que se siente bien, retorna al estilo de vida que había provocado su enfermedad, se niega a afrontar las causas profundas de sus males. De desdeñar la lección ofrecida, corre el riesgo de exponerse a una adversidad mayor en el futuro.


2.CARE en inglés significa "CUIDAR".


 
 
El Centro de Edgar Cayce